google-site-verification: google8ef95cded4e80a32.html
top of page
  • VINOS NATURALES

“El vino natural es un viaje de ida”

Pablo Quiroga es habitante de El Bolsón y creador de los vinos “Solo el amor salvará el mundo”. Hoy está en Girona (España) donde experimenta y sigue aprendiendo sobre vitivinicultura sana y ecológica.


Por Andrea Albertano


Cuando se le pide que cuente cuándo empezó su camino en el mundo del vino, se retrotrae a su infancia y a ese mágico momento del almuerzo familiar.


“Pablito, ¿le abrís un vinito a la abuelita?”. Y relata: “Vengo de una familia argentina de bebedores de vino. Siempre recuerdo a mi abuela, tana, cocinar durante horas y horas para todo el gran elenco de hijos, nietos y amigos. Y a la hora del almuerzo, tomarse esas copitas de tinto que alegran el corazón”.
















Pablo Quiroga, durante la cosecha.


Pablo Quiroga -ese es el nombre del protagonista de esta historia-, es una especie de Indiana Jones, pero de vinos. Y no de cualquier vino: sino de vinos naturales, esos que, según dice,

“encuentran la verdadera expresión de la cepa que ha sido influenciada por el clima de ese año, y que tendrá características únicas y casi irrepetibles”.


Ya incursionó en Argentina con uvas de Mendoza, de viñedos orgánicos y también con otras que provienen de viñedos de un cerro cercano al lugar donde reside, El Bolsón. Sus vinos son naturales y orgánicos. Y también fueron bautizados con una marca que da lugar a la reflexión; nada menos que “Sólo el amor salvará el mundo”. Ahora, desde Girona, Cataluña, donde fue a incursionar en nuevos vinos también naturales, charló con Visión Gourmet.















Su local comercial de vinos naturales en Girona, España.




-Te dedicas al vino orgánico y natural y sos un buscador de uvas orgánicas. ¿Cuáles son los requisitos que deben cumplir esas uvas para que hagas vino?


-En esta etapa de mi viaje busco las uvas que realmente tengan una gran sanidad natural, gracias a la pureza del clima y la geografía, con un mínimo de intervención como es la zona de Alt Emporda en Catalunya o en El Bolsón, Patagonia. Prefiero las cepas más salvajes que interactúan con todo el Ecosistema de la tierra, vides biodinámicas en respeto y equilibrio con su entorno (clima, suelo, hierbas, insectos, sin añadidos químicos ni procesos industriales). Hoy en Argentina, para poder tener uvas más sanas, debemos recurrir a viñedos con certificación de calidad orgánica o ecológica, lo cual le asegura al consumidor que “no se usaron productos químicos como pesticidas, herbicidas o procesos industriales” muy nocivos para la salud.



-Decís además que estás en un camino a favor de los vinos naturales.


-Estamos muy orgullosos de haber fundado el movimiento de vinos naturales en Argentina junto a gente increíble como Santiago Salgado de Finca las Payas en San Rafael, o Gustavo Caligiore en Luján de Cuyo, gente con un alto compromiso con la calidad y excelencia en su estado más auténtico de producción.

Cada día son más las bodegas que se suman a esta movida de volver a elaborar vinos como lo hacían, tal vez, nuestros bisabuelos. Vinos que al beberlos son los que te hacen bien al corazón, ya que tienen todas sus propiedades nutricionales intactas, aquellos que te invitan a descubrir nuevos sabores y por momentos te transportan en un cálido flashback al pasado del trabajo artesanal de los antiguos vitivinicultores.












-Destaca también entre tus producciones un Pinot natural patagónico cofermentado con Chardonnay.


-Pinot Noir Extraterrestre nace en la localidad de El Bolsón. Sentimos que es una petit borgoña argentina, por clima y latitud. Nos ha dado más que gratos momentos, con uvas increíbles de climas fríos donde hemos podido realizar estas fermentaciones históricas gracias a las condiciones. Hicimos una cofermentación entre dos uvas enigmáticas, llenas de acidez y sabor auténticamente patagónico, creando algo especial. Salieron pocas botellas; hoy son un recuerdo. No hay más! (ríe)